Skip to content
Modelo atómico

Modelo Atómico de Rutherford

Modelo Atómico de Ernest Rutherford

Luego de que se asignó el concepto de átomo para definir a todas aquellas partículas que componen un elemento.
Se llegó a la conclusión de que los modelos por si mismos estaban incompletos.
Y requerían de complementos que fueran capaces de extender las líneas de conocimiento de las personas que se abocaron a estudiar estos fenómenos.

En medio de estos  postulados, surgió el químico británico-neozelandés Ernest Rutherford.
Quién durante sus famosos estudios de la lámina de oro, descubrió que los elementos estaban compuestos por átomos que a su vez.
Poseían un núcleo con cargas positivas, que se encontraban encapsuladas en el centro y génesis del núcleo.
Y eran complementadas por una órbita de elementos negativos llamados electrones que habían sido descubiertos tiempo antes por Thomson.

El postulado de Thomson, le dio más fuerza al modelo atómico y una mayor comprensión sobre los elementos naturales.
Que actúan sobre un átomo y como estos en un todo, componen el universo.
En un principio, se tenía la concepción del átomo, introducido por Dalton y se entendía que poseía una masa.
Y unos pesos atómicos subyacentes al mismo y propios de este como elemento.

Luego, Thomson, científico que descubrió el electrón, aportó además poco tiempo después un modelo atómico.
Que integraba el neutrón y el protón, y los definía a todos dentro del modelo, como una inmensa pastilla de carga positiva.
Que sería el núcleo, que poseía una nube de cargas negativas a su alrededor.

A priori, Rutherford, descubrió la composición y la distribución de un modelo atómico más acercado a la realidad.
Que es el que conocemos hoy en día como propio de su ingenio y que más tarde.
Dio paso al modelo atómico más aceptado hasta nuestros tiempos que es el modelo de Bohr.

Antecedentes y concepción

En un principio Rutherford buscaba aportar datos al modelo atómico original, sin buscar realmente crear su modelo propio.
Se consideraba que las cargas negativas, se encontraban repartidas alrededor del núcleo de una forma tal.
Que más que una nube, conformaban una especie de coraza que aportaba energía al núcleo de manera uniforme.

Si esto era cierto, cualquier clase de alteración, dependiendo de su intensidad y de la forma en la que se aplicaría.
Debería de rebotar de manera directa con un ángulo preciso y predecible sin sufrir apenas de deflexión.

Rutherford, buscaba obtener los cálculos necesarios para encontrar esas respuestas y datos, que confirmaran las sospechas.

En un principio se esperaba tener una tasa de deflexión muy inferior al 5%, sin embargo.
Los estudios revelan altas tasas de desviaciones del espectro de luz que aplicaba sobre la lámina de oro.
(De aquí surge, evidentemente, el nombre de experimentos de la lámina de oro que dieron origen al modelo atómico).

Esto hizo pensar a Rutherford en varias teorías que pudieran estar explicando este patrón.
Con el que pudo obtener resultados esperados.

Uno de ellos y el que más se acopla a la propia teoría del modelo ya existen, sería que en lugar de ser un único gran protón.
Con una masa individual pero equiparable a la del número total de electrones que oscilaban a su alrededor.

Era que en lugar de ser uno solo, fueran más los protones que conformarán el núcleo.
Y que estos estuviesen provocando grados de desviaciones superiores a lo previsto.

Primero pasos del modelo atómico de Rutherford

Rutherford, buscó aplicar las leyes de la mecánica newtoniana a sus estudios.
Corrigiendo los cálculos y administrando los datos necesarios, de forma tal que se acoplara directamente a los resultados obtenidos en los estudios.

sin embargo, al darse cuenta de que dichos cálculos, solo concordaron en un ambiente en donde las cargas negativas.
Fueran capaces de distribuirse aleatoriamente alrededor del núcleo y que este.
Estuviera conformado por un mismo número de cargas positivas de igual magnitud.
Con una correcta incorporación de neutrinos que fueran capaces de mantener una barrera energética de aplicación nula.

Rutherford se dio cuenta de que la única manera de mantener el estudio a flote, y no desecharlo.
Sería reformar por completo el modelo atómico existente.

Modelo Atómico de Ernest Rutherford

Dichos experimentos realizados en los laboratorios de la Universidad de Manchester.
Lugar de estudio y de esparcimiento y de muchos importantes científicos que utilizaron  para concebir invenciones.
Teorías y postulados de importancia y especial trascendencia hasta el día de hoy.

Ernest Rutherford decidió recalcular y recapacitar un modelo atómico que no contravinieren las mecánicas de la física newtoniana.
Y que acoplara los conceptos fundamentales de la química básica que se aplicaba en aquel entonces.
Y las leyes naturales que regían la equipolencia de las cargas en un átomo.
Respetando los convenios naturales que impedían la división de cargas dentro de una partícula para desarrollar energía nuclear.

De la misma manera, los experimentos continuaron y cada ensayo otorgaba más datos al estudio, entre estos.
Una distribución que podría seguir un patrón de movimiento que diera pie a determinar una suerte de sistema.
Dentro de la estructura del núcleo y una imaginación del átomo.

Además de la comprensión individual de cada conjunto de estos, estudiados de manera diferenciada.
Según la clase de elemento al cual pertenecieran.

Modelo Atómico de Rutherford

Como tal, el modelo atómico de Rutherford constaba de una carga significativa de electrones y partículas negativas.
Que oscilan alrededor de un conjunto de partículas positivas que  llamadas núcleo.
Hasta el momento, se creía en el átomo como una única gran partícula.
Que concentraba todas las características necesarias para la composición de un elemento.

Dicho sea de paso, más adelante, se integró al modelo el concepto del electrón.
Del protón y del neutrón, pero no del núcleo.
Ya que se creía el átomo como una serie de elementos dispersos que poseían un orden pero que en sí mismos.
Tenían una importante diferenciación de energías y de cargas entre sí que les permitían poseer un equilibrio.
Y una producción de energía considerable.

Al momento de realizar los estudios, el modelo arrojó desviaciones, en ocasiones, de 180 grados perfectos.
Lo  cual no era posible en el modelo convencional de Thompson, a menos, de que dicho modelo no fuera el acertado.
Ya que una alta concentración de electrones, debería de ser atraído y en todo caso absorbido por las partículas negativas.
De la lámina de aluminio sobre la que se reflejaba dicho haz lumínico.

La única explicación, era una concentración mucho mayor de energía positiva.
Que hiciera contra carga contra la energía negativa que residía alrededor de sí misma.

El modelo de Rutherford, además, concibe que dicha concentración de cargas positivas se conoce como núcleo.
Y que esta concentra prácticamente la totalidad de la masa.
Por lo que explicaría la capacidad de reflexión de la misma en contraste con un rayo de luz fotónica manualmente dirigido contra ella.

Importancia del Modelo Atómico de Rutherford

Como se dijo anteriormente, los modelos que precedieron al propuesto por Rutherford.
Servían para explicar de manera sucinta las leyes universales de la electrodinámica.
Y como estas se aplicaban a la química clásica para comprender el funcionamiento de los elementos y de los átomos alrededor de un núcleo.

Dicho sea de paso, el movimiento de los átomos y de las moléculas, no podía ser explicado.
Pero se asumía que se trataba de una concatenación de átomos que formaban por si mismos masa y que a su vez.
Otorgaban propiedades únicas a los elementos que las poseían.
No interesaba de momento, los efectos naturales que pudieran acaecer sobre la materia que se estuviera estudiando.
Y cómo estos efectos podrían relacionarse directamente con la fiabilidad del modelo.

Cuando Rutherford expuso su teoría, se logró despejar varias dudas existenciales que había respecto a las aplicaciones del modelo en la vida real.
Limitando únicamente, a las dudas que acaecían directamente al movimiento de las partículas.
Y a la subsistencia de estas dentro del modelo atómico y de la biología del modelo como tal.

Ya se podían entender los efectos, el concepto del átomo y las clasificaciones así como sus partes, pero todavía faltaba comprender como este podía mantenerse siendo lo que era sin sufrir alteraciones ni faltando a sus propias leyes físicas que impedían su complementación.

Modelos atómicos siguientes

En cuanto a su valor histórico, los modelos de Thomson y Rutherford, fueron de los menos duraderos en cuanto a su vigencia científica como los postulados oficiales de la química, para el estudio de los átomos y su composición.

Sin embargo, aunque en el caso particular de Rutherford, su modelo, careció de un tiempo extenso de vigencia, no por ende, se tiene en cuenta como uno menos importante, ya que se entiende que, aunque nada fácil, la obtención de estos datos supuso un gran avance para la ciencia y para los modelos que le sucedieron, particularmente hablando, del modelo Bohr, que comprendía el movimiento oscilatorio y angular de los átomos alrededor de un núcleo compuesto.

Importancia del modelo atómico de Rutherford

A medida que los modelos atómicos se fueron desarrollando y perfeccionando sus elementos y sus propiedades de estudio, se fue desenmarañando las capas de una naranja que poseía muchas más cualidades, que únicamente una vulva con jugo en su interior.

Se obtuvo primeramente el modelado de algo similar a una esfera con ciertas propiedades energéticas que por sí mismas eran capaces de explicar fenómenos naturales con un concepto básico pero complicado de entender en un principio y mucho más de concebir.

Dicho modelo, sirvió para esclarecer dudas y mantener un avance constante en la ciencia clásica del siglo XIX y no en balde, tuvo vigencia hasta finales de ese mismo siglo, con importantes connotaciones que sirvieron para esclarecer estudios.

Se puede decir que tiempo después, gracias a herramientas más sofisticadas y estudios cada vez más elocuentes se llegó a desentrañar cada vez más y más elementos dentro del mismo átomo, como un conjunto de herramientas que se repelían entre si y conforman la suficiente cantidad de energía como para actuar de manera conjunta en contra de algún efecto particular que fuera capaz de perturbarlos.

Seguidamente tenemos el modelo de Rutherford que le otorga orden a estos elementos, hasta caer en el modelo de Bohr, que les da un sentido y una manera de ser y de comportarse no solo en la materia, sino dentro de todo el universo existente.

Es fascinante como la ciencia puede actuar de manera conjunta y al mismo tiempo ser una fuerza imparable que tiene sus propios intereses y que poco o nada parece relacionarse en un principio con los fenómenos que nos rodean.

Una ciencia y un conjunto de conocimientos que en sí mismos tienen un propósito y una dirección, pero que al momento de estudiarlo todo en profundidad.

Reflexión de Rutherford

No podríamos comprender ni siquiera el propio conocimiento de nosotros mismos, sino fuéramos capaces de entender lo que nos compone, ¿Cómo podríamos esperar tan siquiera la capacidad que tenemos de mover los dedos de nuestros pies, sino somos capaces de preocuparnos por la cantidad ineludible de cosas que hacen posible que nuestros dedos existan en primer lugar?

El solo hecho de pensar en eso, ya de por sí es algo grandilocuente, que tiene un lugar en el universo, que posee un espacio importante en nuestra historia y que nos hace entender que nada es pequeño, que todo tiene su importancia y su relevancia.

Y que incluso algo que puede parecer tan básico y tan rutinario como examinar los haces de luces que se refractan o que esperan no refractarse demasiado contra una lámina de oro, caracterizada por poseer una gran concentración de carga negativa en sus átomos.

hubiera podido dar pie a lo que finalmente terminó siendo un modelo atómico completamente nuevo y desconocido, aunque fundamentado y posiblemente predicho por el modelo atómico ya existente anteriormente.

Poseemos la capacidad de hacernos esas preguntas y de llegar un poco más allá con ellas, pero vale la pena preguntarse ¿Cuántos creen que vale la pena lo suficiente para llegar no solo más allá, sino mucho más allá, y en un todo lograr desentrañar los misterios que componen nuestro entorno?

¿Qué tan importante nos podría parecer conocer la infinitesimalidad de lo que nos compone, de lo que nos forma en relación a otras personas?

Estos científicos dedicaron su vida entera a realizar estos estudios, con el fin de tener un nombre para ser recordado en la posteridad, o por el simple hecho (Posiblemente no tan simple) de aportar un paso importante en la consecución de una serie de estudios que su comunidad.

Análisis del modelo atómico de Rutherford

Se puede hacer una retrospectiva y analizar qué tan difícil hubiera podido ser para Dalton, la formulación de su modelo atómico si antes del suyo, en realidad no existía ninguno.

Dalton solo acuñó el concepto de una simple esfera que poseía masa y que obedecía a las físicas newtonianas y por ende, era capaz de repeler energía y manifestarse de maneras variopintas.

Luego de eso, podemos argumentar que muchas personas no se preocuparon por poner en entredicho sus formulaciones porque eran útiles para el modelo ya existente de la física y permitía realizar estudios con altos grados de éxito que luego pasaron a ser reformulados y reajustados antes las nuevas formulaciones teóricas de los modelos ya existentes.

Bastante tiempo tuvo que pasar y mucha curiosidad se tuvo que tener, para desarrollar herramientas que permitieran a la ciencia avanzar a pasos agigantados hacia un lugar, que se creía ya explorado.

Y luego de eso, podemos argumentar y teorizar, que tan difícil hubiera podido ser, a ese mismo modelo, agregarle algunas esferas más pequeñas a su alrededor y adaptar ese concepto al descubrimiento ineludible del electrón y del protón que para nuestra realidad.

Es algo bastante básico y que fácilmente puede obedecer al orden de una persona que estudia la educación básica.
Pero que fueron grandes hitos en su momento.

Aportar un elemento más, un escalón a la gran escalera que avanza indetenible hacia el conocimiento que buscamos aportar día con día.
La única respuesta, la podríamos encontrar en la física cuántica, en la física subatómica, que ampara a la química.
Posiblemente sin que nosotros tengamos tan siquiera algún conocimiento de ello y nos preguntemos cómo es posible que tales cosas tan siquiera existan.

Modelo Atómico de Ernest Rutherford

Conclusión

Como reflexión final, los modelos atómicos, no son más que una representación increíblemente pequeña de cómo funcionan las cosas en nuestro universo, de la mecánica newtoniana y de cómo lo micro, realmente compone lo macro.

Existe una fuerza de repulsión, para todo aquello que ejerza una fuerza igual y contraria.
Y dicho esfuerzo obtendrá una reacción de la misma magnitud o contraria que supondrá un equilibrio necesario para evitar un colapso que de otra manera sería antinatural.

Dichos postulados son básicos y al mismo tiempo suficiente para explicar un modelo.
Que necesitaría de conocimientos muy avanzados en una ciencia en particular para poder extenderse más allá de la cuenta.
Sin tomar en cuenta los cálculos matemáticos que deben ser aplicados para entender su comprensión matemática.

No en balde, las correcciones de Rutherford se basan en ajustar una lente contra una lámina de oro.
Con el fin de obtener datos que no contrastan con sus resultados.

Pero cuando sí lo hicieron, este se vio obligado a recalcular, y una vez que te ves obligado a recalcular.
Entendemos la importancia de comprenderlo todo a un nivel superlativo en comparación al que habías estado ejerciendo anteriormente.