Skip to content
Modelo atómico

Modelo atómico de Bohr

Modelo atómico de Bohr

El modelo atómico de Niels Bohr anteriormente conocido como el primer esquema. El mismo representa el movimiento de las partículas subatómicas alrededor de un núcleo.

Tomando en cuenta el espectro radial y el movimiento heliocentrista ignorado por los modelos anteriores.

Particularmente, el modelo de Rutherford, que a su arcaica manera, buscaba representa y poner sobre el papel.
Una modelización sistémica que sirviera para hacer un estudio objetivo.
Del movimiento de las partículas a través de un campo definido.

Su importancia trasciende el tiempo, ya que es un modelo que sigue vigente hoy en día.
Y que toma prestadas teorías y prácticas de modelos anteriores a este y de teoremas ajenos a los postulados. Presentados anteriormente.
Que complementan y definen el modelo de Bohr.

Entre los más conocidos, el modelo químico de Planck que supone el movimiento lineal de un electrón.
Y el de Einstein que busca explicar la supervivencia de todo tipo de partículas en el universo.

Antecedentes del Modelo atómico de Bohr

Niels Bohr fue un destacado científico danés.
Particularmente destacado por sus labores a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

En primera instancia, sus investigaciones buscaban fundamentar teorías sustentables en el tiempo.
Basado a los modelos atómicos que existían anteriormente y que era utilizados como base.
En las más importantes facultades para poder progresar en el campo investigativo relacionado.

Sin embargo, con el tiempo, Bohr descubrió de que dichos modelos no serían suficientes para enlazar teorías que por sí solas no parecían tener ninguna relación.

Pero que en un campo universal y en un todo, se enlazaban y podían complementarse perfectamente y explicar otros fenómenos.

El modelo de Bohr, integró detalles importantes y vitales que modelan y sirven como bastiones de la química actual.
Entre ellos, la supervivencia y el modelado del movimiento de las partículas negativas (electrones) alrededor de un núcleo que las repele constante e indefinidamente.

Y como esto supone un movimiento perenne y lineal de las minutas subatómicas para mantener constante el fenómeno.

Además, explicaba cómo eran imposible las colisiones entre partículas subatómicas, por relacionar modelos heliocentristas explicados por Einstein.

Teniendo como base los postulados químicos sobre electroquímica y física cuántica de Max Planck.

Inicios del modelo atómico de Bohr

El modelo atómico de Bohr nació como un antecedente natural al modelo propuesto anteriormente por Rutherford, que solo explicaba la existencia del átomo como un universo ajeno, que podía verse a sí mismo por medio de un núcleo, que representaría el sol y con una serie de planetoides o esferas celestes, que vendrían a ser las partículas negativas, que oscilan alrededor de su estrella madre.

Pero no se preocupaba por dar un concepto satisfactorio al movimiento de estos o cómo era posible que no existieran colisiones entre partículas.

Lo cual era la base de la física cuántica y la radioactividad, que era una ciencia virgen a finales del siglo XIX y que todavía no estaba ni tan remotamente fundamentada.

Gracias al modelo de Bohr, existe la posibilidad de estudiar cada elemento de la tabla periódica y explicar y entender cómo es posible que sus distintas características convivan en un entorno estable.

También tenemos la capacidad de dilucidar cómo las moléculas se enlazan entre sí, como son capaces de tener vida propia dentro del átomo.

Y como forman un particular ecosistema microscópico, tan basto y tan ajeno, pero tan remotamente apartado de nosotros, que apenas podemos comprender su trascendencia y cómo es posible que este exista.

Primer modelado

Científicos y personalidades como Stephen Hawking, Albert Einstein o Max Planck, estaban de acuerdo con el postulado básico de la termodinámica que explicaba que “La energía no crea ni se destruye, solamente se transforma”.

Dicho postulado, sirve como base de la física actual para entender el modelado de todos los teoremas matemáticos que han fundamentado los estudios sobre los que trabajamos hoy día.

modelo atómico de Bohr

No en balde, somos capaces de comprender el razonamiento de la energía, por medio de ecuaciones matemáticas tan simples y a la vez, tan difíciles de imaginar en un principio.
Como lo son el principio de la energía cinética, potencial, el trabajo producido, la potencia requerida para realizar dicho trabajo.

También en sus derivados electromagnéticos que poseen su propio universo y espectros aparte.
Y que son capaces por sí mismos de tener su propia rama científica completamente ajena al espectro radioeléctrico que las generó en primer lugar.

si sabía o  suponía que los átomos irradian energía en forma de radioactividad, que esta radiactividad, podría traducirse en espectros de luz capaces de generar fotones y que estos fotones.
Podían  condensarse para expresar su potencial en trabajo eléctrico, mecánico, químico o magnético.

En un principio, Bohr buscaba como objetivo fundamental, explicar este enigma, darle una solución a esta teoría, no era capaz por sí mismo de dar pasos agigantados.
Sin antes entender cómo es que un átomo no colisionaba sobre sí mismo, y a su vez.
Cómo era posible que esto no originase la desintegración del universo.

Conclusión del primer modelo atómico

A finales del siglo XIX era un postulado aceptado por el simple hecho de que seguíamos vivos, y que era la única manera de explicarlo.

El tiempo siguiera corriendo y nuestros ojos fueran capaces de seguir presenciando, sin embargo, no existía un modelado ni una fórmula matemática capaz de proveer de información cuantitativa a dichos teoremas y postulados.

Por ende, muchos científicos se lanzaron en la carrera por explicar dicho fenómeno enunciando sus propios modelos científicos.

Bohr, motivado por la amplia imaginación y espectro de raciocinio de Rutherford.
Decidió tomar el modelo ya existente creado por su colega e integrarle mejoras que terminarían conformando la existencia del modelo atómico definitivo.

Su modelo, en su primer postulado, integraba y explicaba la existencia de un núcleo.
En cuyo centro se encontraban las partículas positivas, absolutamente recluidas y protegidas por una densa capa de neutrinos con carga equipolente.

Capaces de equilibrar y soslayar a los protones de la nube de electrones que recorría de forma errática el contorno del núcleo sobre el cual, buscaba generar su energía.

Luego de esto, organizó las partículas negativas alrededor del núcleo y pensó que no podrían realmente tener un movimiento errático.

La colisión de apenas un par de estas partículas, sería capaz de desencadenar una reacción en cadena imposible de generarse por medios naturales.

Bohr, postuló la teoría de un movimiento angular para dichas partículas.
Amparado en el movimiento de los astros y en los fundamentos científicos.

Les asignó aceleración, velocidad, rapidez, una capacidad de estática, de fricción y propiedades físicas infinitesimales, pero capaces por si mismas de explicar la existencia de dichos átomos en el universo.

Así, nace el primer modelo de Bohr, que interpreta de forma eficiente, la capacidad de los electrones de generar movimiento, aunque ignoraba la propiedad que les permitía producir energía.

Segundo modelado

Al tener bien definido el tipo de movimiento que tenían los átomos.
Era imprescindible asignarles un patrón y una vía característica que les permitiese desempeñarse adecuadamente.

En aquel entonces, la forma de pensar era otra, pero en día.
deberíamos imaginar dicha teoría fundamentada en la existencia de una autopista perfecta.

Dicha autopista perfecta, debía de poseer ciertas cualidades.
Que no radicaban principalmente, en el tipo de vehículos que transitaban por ella, su número.

El ancho de las vías, la cantidad de canales.
La capacidad de las luces para iluminar los derroteros que recorrerán dichas vías ni ningún elemento cuantitativo que pudiera influir en su concepción.

En cambio, lo importante era la capacidad, digamos, casi ilusoria.
Imposible e inmaculada de que en dicha autopista las colisiones fueran absolutamente imposibles.

Dicho de otra forma, en esta autopista, los choques aparatosos, los accidentes.
Los automóviles que se detienen a un costado de la carretera, a la hora de concebir un atasco.
Simplemente no puede existir.

Con estas cualidades, además de imaginarnos un escenario idílico para básicamente llegar a cualquier parte a la que nos propongamos, también podemos ser capaces de entender al universo como lo que es.

Una armoniosa combinación de elementos que por sí mismos.
No tienen un significado más relevante ni más grande que el de existir y sobrevivir.

Conclusión del segundo modelado

Cuando todos estos elementos se unen y se ponen en ejecución, dependiendo del medio que los coloque en el lugar en el que deben estar, veremos un mejor o peor desenvolvimiento de los mismos y precisamente de eso trata el segundo postulado.

Esto le permite al átomo, en un todo, ser un átomo y su degradación.
Alteración o simple manipulación de sus cualidades naturales pasaría a convertirlo en otro elemento que sería llamado un isótopo y que no nos compete estudiar en este momento.

De esta manera, nuestro núcleo, o el núcleo de Bohr, ahora tiene una forma de rotar sobre su propio eje.
Y los electrones que lo acompañan, poseen una capacidad intrínseca de acoplarse a estar rotación y mantenerla en base a las órbitas que describen sus movimientos.

A medida que el modelo avanza, podemos entender porque Bohr.
No quiso fundamentar su modelo en un campo ajeno únicamente comprendido por sus propias leyes.
Sino además, uno que integrará teoremas ajenos que eran completamente necesarios para la existencia de la vida y la subsistencia de esta.

El modelo atómico más acertado de su momento

Modelo atómico de BohrCon fundamentos básicos e inspiraciones razonables.
Niels Bohr fue capaz de esgrimir un modelo que fue fácil de entender.
Para los que no nos dedicamos por completo al mundo de la química ni de la física cuántica.

En dicho modelo, Bohr nos mostró cómo su trabajo, no fue solamente su trabajo.
Sino el de varios científicos que indirectamente aportaron a su idea.
Sobre cómo se componen los átomos y en un todo, el universo.

Sus fundamentos, sirvieron para darle al mundo. Una comprensión diferente de la que tenemos hoy en día y nos hace entender.

Cómo es posible que seamos como somos.
Y de donde sale la luz que ilumina nuestros computadores, mientras leemos estas líneas que yo les escribo.